SECCIONES DEL BLOG

Despertares

16 de diciembre de 2013

Despertadores clásicos

Sincronizó cada uno de los relojes que había en su casa. Cerró los ojos e intentó abstraerse, evadirse de todo lo que le rodeaba en aquellos instantes. Su mente viajaba a otros sitios, divagaba por otra realidad... Por unos momentos creyó tener el mundo a sus pies. Pero ese mundo era muy diferente al que imaginaba en sus horas de asueto. Estaba lleno de dúos: dolor/placer, tristeza/alegría, bondad/maldad, justicia/injusticia... En definitiva, una existencia de sensaciones contrapuestas y llena de sabores dulces y amargos.

Por todo ello, cambiar el sentido de todo cuanto le rodeaba era una misión "casi" imposible. Quizás el equilibrio y el sonido de aquellos relojes que tan sólo un día al mes sonaban al unísono le daban la clave para entender que la vida termina transcurriendo al son del tic tac que marcan las agujas del reloj del caprichoso destino.

Todos los relojes comenzaron a escucharse a la misma vez, era la hora de despertarse de un sueño que no llegaba a ninguna parte… o tal vez sí.

Carlos Javier Pascual Rodríguez.

0 comentarios :